viernes, 21 de marzo de 2008

Bronce, plata y nacar

De noches, de humo de tabaco, de presencias, de ausencias, de claroscuros, de horas y horas de esfuerzo, de satisfacciones, de tiempo, de espacio. Varias boquillas, miles de cañas, algunos profesores, algunas bandas, horas de ensayo y unos cuantos shows. Música para las que amé, música para la soledad, para darle algún sentido.
Sonido profundo, oscuro e intenso en los graves, brillantes cuando se acercan al sol, cuando la mañana se sacude el silencio.


Sin darme cuenta, ha pasado una década desde que mi viejo saxo tenor me acompaña, testigo del tiempo, que es mio, a veces.

2 bebieron de esta copa:

ani. dijo...

siempre me pareció uno de los más hermosos instrumentos musicales.
Su sonido es cálido, parece que abraza.

Iliana dijo...

Mirá... el que usás como avatar y no se ve bien...

bonita foto... bonito instrumento... suena tan bonito también? ...