lunes, 4 de agosto de 2008

El duende de tu son

"Manzi utilizó la nostalgia como el común denominador de una obra cuyo resultado final fue evitar que los mitos de la ciudad de su infancia se esfumaran (...) La poesía llegó al tango y se instaló a sus anchas. Su mérito consiste en haber señalado el camino mediante obras perdurables que hace tiempo, para horror de puristas, se codean con los mejores textos de la poesía argentina"

"Dice Ezra Pound, respecto de la poesía, que en la historia de cada lengua exísten varios poetas notables, grandes, pero solo muy pocos -apenas un puñado- pueden ser llamados fundadores. Son los que descubren una manera inedita que se establece para siempre. En la mas modesta biografía del tango, a Goyeneche le viene bien el adjetivo de fundador: él creó una manera, un acento, un estilo de cantar, como si inventara cada tango, o -lo que es lo mismo- como si cada tango lo inventara a el"

"(...) quienes alguna vez lo escucharon, quienes lo vieron, especialmente cuando la orquesta lo dejaba en la penumbra a solas con el fueye, acaso digan, si pueden traducir aquellas sensaciones, que Troilo quedaba instalado en el misterio. En ese instante, cuando parecía que Pichuco soñaba mientras sus dedos regordetes se deslizaban por el teclado del doble A, se producía una corriente profunda que conjuraba un aleph. Allí convivian las historias ajenas con los propios recuerdos, las calles y los seres anonimos de la cuidad"

Horacio Salas. El tango. Emecé, 1986

El título, como algún tanguero apenas suspicaz puede advertir, hace referencia a Don Anibal.
Allá lejos en el tiempo, a principios de los sesentas, el poeta Julián Centeya lo bautizó "El bandoneón mayor de Buenos Aires" y no se equivocaba. Para ese entonces, Troilo ya formaba parte del olimpo porteño.
Si me preguntan, creo que su música es la forma mas clara de explicar qué es ser porteño, síntesis de nosotros, de eso que somos y que cuesta tanto explicar con palabras, pero que bastan tres compases para dejarlo claro.
Troilo es la luna de Buenos Aires.

Troilo y Goyeneche interpretando los versos de Homero Manzi, es una combinación perfecta.



Ya se, ya se, después de haber dicho lo que dije de la bruni no tengo derecho de poner al polaco. Ma' sí!

14 bebieron de esta copa:

Dorian dijo...

me encantó el post. tengo un disco del polaco con troilo que está buenísimo "te acordàs... polaco" se llama.
será que no conozco casi buenos aires, pero los pocos porteños que conocí, siento que no tienen un carajo que ver ni con troilo ni con su bandoneón.

ani. dijo...

Para mí, Pichuco y su orquesta son una maravilla, a veces más por lo que dejan de tocar que por lo que sí tocan, por la capacidad de no andar agregando florituras al cuete. Una síntesis perfecta.
Nada tiene que ver la opinión sobre la falta de voz de la Bruni, el Goyeneche de esa época, (el que nos gusta a nosotros, eh ;) es perfecto.
Che, en mi blog puse un solo de bandoneón del maestro Federico, material inédito, no sé si lo escuchaste.
Salute!
(me gusta cómo vas de NIN a ésto, je)

RoMa dijo...

a mi me gusta el tango instrumental q queres q t diga....


Che que buena q t quedo ataque de caspa.

slds

Princesa Sukimuki dijo...

Ajen, escuchar tango me remite a la casa de mi abuelo.
Gracias por traerme ese lindo recuerdo este lunes gris!

Muchos besos

GABU dijo...

Ayyyyyyyyyyyyyyyy!!!!

Què dolor me da el tango y si es de la mano del POLACO peor todavìa... :(

P.D.:Juro que me sorprendì tiritando en esa nostalgia que siempre arponea el tango...

GRACIAS AJITO!!!
Cuànta belleza,màs en lo gris de èste Lunes... :(

BESOTOS AL DOS X CUATRO

Julieta dijo...

Pichuco y el Polaco !!!Qué maravilla ,me corren escalofríos.Estos dos no tienen quien los reemplace..Gracias por traerlos ...

Andreievna dijo...

En fin. Me gusta el polaco y no soy porteña: significa que no entiendo el significado último de su música? pssss

Con respecto a su comentario en mi blog, comentole que la vez que experimenté por vez primera la hoguera fue en un depto, y el objeto central que quemé fueron fotos y cartas... por qué no lo intenta?
no hay excusas...

sushi punk dijo...

voy a llorar. no vale poner tangos con estas distancias!

tu blog está cada día más lindo ajen.

besushis!

Estrella dijo...

Leí ese libro de Salas hace muchos años (más de 10) cuando salió la primera edición. Me acuerdo de haberlo disfrutado página a página.
Me gusta el tango, su melancolía, sus personajes, las calles, la ciudad.

Apalabrada dijo...

Esto está muy bien, Goyeneche en su mejor momento.
Beso

m. dijo...

excelente. estaba segura de que ya había dejado comment pero se ve que no. nunca es tarde, nunca es tarde.

Ajenjo dijo...

Dorian, ese disco es una maravilla. Me parece que salgo de acá rumbo a la disquería.
No se trata de que los porte´ños estén escuchando tango desde el amanecer hasta que el dia termine. Ni si quiera es necesario que le guste el tengo para ser un reflejo de la música de Pichuco,aunque lo ignoren.

Ani, un alemán, un tal Beethoven decia que la música es el arte de combinar los silencios. Si Pugliese era el Duke Ellington del tango, Troilo, de alguna forma, es la equivalencia de Davis, en su estilo despojado y directo, de una sintesis exacta, donde no necesita mas para expresarse.

Roma, a mi también me gusta el tango instrumental. Fijate que unos posts mas abajo hay una joyita ded don Dino Saluzzi.

Princess, no hay porque. A mi me devuelve a mi viejo por un rato, se lo que me decís.

Gabu, los lunes rezuman tango. Las mañanas porteñas no tenen otro sonido, aunque muchos no puedan escucharlo.

Es cierto Juli, no tuvieron par, y Manzi, el autor, tampoco.

Andreievna, para nada, la música se entiende igual. Aunque cala un poco mas hondo cuando ponés un pie en esos ricones donde nació. Me pasó con el jazz y Miles Davis (oops! lo nombré dos veces ya) y NY.

Sushi, perdón por la nostalgia, algún día estarás de vuelta por acá. Te espero.

Estre, es un bello libro, Salas escribe bien, el tema es también muy bello y aporta bastante para entender algunas cosas que se traducen en disfrute cuando empieza a sonar la música.

Apa, el disco del que saqué el tema se llama, justamente, Fueye, y es del 72. Todavía cantaba bien, aunque muchos digan que para esa época ya estaba de vuelta. A mi gusto, la época mas brillante del polaco fue desde mediados de los 40 hasta mediados de los 50, pero Fueye es un gran trabajo y el tipo se luce. Aún en las últimas grabaciones, cuando ya no daba mas, su impronta aportaba la magia que un cantante academico jamás tendrá.

M, siempre estás a tiempo.

sara dijo...

No creo que haya contradicción entre el post de la bruni y éste. Después de todo, lo que da bronca de Carla Bruni no es cómo canta, sino la bataola a su alrededor.
beso
sa.

Sheeba Baby dijo...

Ajen un placer escuchar buena música siempre en tu casita, me fascina el tango, pero como no soy experta mi gusto es escaso, Piazzolla, Goyeneche, letras de Ferrer, la dupla Cádicamo -Cobián, me gusta escucharlo cantar al negro Lavié y a Trelles. Abrazos muchos