viernes, 13 de junio de 2008

Sombra de una sombra

En casa siempre se escuchó tango. Mis primeros recuerdos están teñidos del sonido dulce y melancólico del fueye. Así era esa casa, con tango como banda de sonido que mi viejo traía pegada bajo la piel, hecha carne, de tanta esquina, tantas milongas, escolaso, hipodromo, tabaco y café, que llenó su vida durante muchos, muchísimos años. En casa, Troilo, Salgán o Floreal Ruiz eran como de la familia. Si cualquiera de ellos hubiera golpeado la puerta alguna vez, hubieran tenido todo lo que habrian esperado de una familia, un lugar en la mesa, un refugio contra el frío, ropa limpia, pero también el cariño y la fraternidad de quienes en verdad los querían, aunque jamás los hubiésemos visto, ese no es el punto.
Tal vez por ese amor por esta música que el viejo supo transmitirme, es que cada vez que escucho un tango, la música me lo devuelve de la muerte, aunque sea un rato, tan real como si estuviera ahí, acompañando con un tabaco, con algunas palabras en esa voz ronca del humo y los años.
Alguna vez, alguien me dijo que no hay nada mas real que un sueño o un recuerdo, pero, sombra de una sombra, mis recuerdos van difuminandose, disolviendose en el aire, hasta el punto que en ciertas ocasiones temo buscar esas fotografías donde me reconozco como un niño feliz en brazos de ese cuyo rostro ya casi no recuerdo.

Este domingo es el día del padre. Ya se que es una fecha comercial, pero yo simplemente voy a poner un disco de Troilo o el Trio Argentino, y esperar que mi viejo se siente a mi lado y me convide un cigarrillo, para darle este abrazo que traigo guardado desde hace 27 años.

17 bebieron de esta copa:

merengadas dijo...

Que lindo lo que escribiste. Ojalá la pases lindo el domingo, rodeado de afectos, los que encuentres por ahí, porque atenti pebete! que hay mucho zorro viejo por ahí que te quieren bien

Ni buena ni mala... dijo...

Es una buena idea para pasar el dia del padre sin uno.Aunque un poco melancolico, pero dicen que no hay que huir de la melancolia sino vivirla.

Estrella dijo...

Me gustó tanto, tanto, este texto que me lo apropio por un rato, y recuerdo entonces a mi padre, que murió hace muchos años, pero que siempre está conmigo, silbando bajito: "Flaca, fané descangayada...".

Marchante dijo...

en mi caso también el tango y mi viejo tienen un vinculo muy estrecho... que loco, no?

Apa dijo...

Idem Marchante, Ajenjo. Muy emocionante tu escrito. La primera vez que tuve que enseñarle a bailar un tango a un extranjero me acordé de mi papá y cuántas veces había intentado enseñarme...

A ver, amigotes de Ajenjo, quién lo acompaña a bailar unos tangos este domingo. Si viviera allá te llevaría. Nunca estuve en una tanguería ¿?. :P

Saludos

Lady Camila Carrara dijo...

el va a estar igual...lo sabés....

ani. dijo...

Vos sabés bien hasta dónde comparto tus palabras y tus sentimientos. 27 años o 2 en estas cosas son exactamente lo mismo.
Anoche fui a escuchar al maestro Leopoldo Federico, y mi viejo estuvo ahí, lo juro. Siempre está cuando hay tango.
Siempre están.
Te devuelvo en doblete el abrazo de la semana pasada, con mucho afecto.
Y recordá que seguramente él no quisiera verte triste.

gabrielaa. dijo...

ves? mientras tanto, te abrazamos nosotrxs.

Meryl dijo...

Me gustó el relato, se nota el sentimiento
(Me emocionaste..snif snif!)

Julieta dijo...

Al leer lo que escribiste de tu viejo me pareció que hablabas del mío .También le gustaba el tango y Gardel.Nos tenía locos escuchándolo,yo protestaba pero ahora daría cualquier cosa por verlo poniendo en el Winco El día que me quieras ...

Recontra dijo...

Maravilloso escrito.

bosquedepalabras dijo...

que lindo ... hoy me levanté pensando en mi abuelo, y pensé que se que se llamaba Luis Alberto, pensé y pensé que era lo que sabía de un señor al que no conocí y que nació a finales del siglo 19... y ahí te das cuenta que sacas a tus muertos del cajón y los examinas cada cierto tiempo... que nadie está realmente muerto mientras alguien piense en él e impulse todas las concecuencias que tiene pensar en alguien.
Un beso para ti y tu papá.

Morkelik dijo...

yo tampoco tengo la presencia de mi papa este domingo.
muy lindo tu post, que buena forma de traer a tu viejo de nuevo al presente. un beso.

atina dijo...

Me hiciste llorar, Ajen.

En serio.

Un abrazo de amiga.

Marchante dijo...

pasoeldiadelpadrellenodeabrazosalospadresquerarono?estemundodedìasdenodejadeimpresionarmemeniegoausarlabarraespaciadora

Maragena dijo...

Hola! Es la primera vez que entro a tu blog y me emocionó mucho la forma de estar con tu papá en su día.
El mío también se fue y creo que voy a robarte la idea para cualquier día de esos en los que lo extraño tanto.

♪ La bloguera antes conocida como Almendra dijo...

Ufff, me dió acá, en el pecho...

Hermoso.